lunes, 28 de enero de 2013

Decepción

Allí estaba ella, con su vestido negro con encajes, sus zapatos altos y medias. Sentada con la mirada hacia el salón.  Escuchaba la música y sus pies pugnaban por moverse, pero sabía que no debía mostrar impaciencia, porque eso ahuyentaba a los chicos. Repetía las letras de la canción en su mente con las manos cruzadas ordenadamente sobre las piernas. Tenía que parecer tranquila, su rostro debía estar alegre.

Finalmente se detuvo la música, todos volvieron a sus asientos. Ahora era el momento, cuando la música iniciara de nuevo era su oportunidad. No podía ser que pasara toda la noche sin bailar. Se dispuso a desplegar su mejor sonrisa, parecer una chica encantadora. Sonaba de nuevo la música, vio a todos los chicos levantarse de sus asientos en busca de pareja. Ahora, este era el momento, no importaba cual fuera, lo que deseaba en lo mas profundo de su ser era que alguno la sacara a bailar. Se acercaba un chico, la miraba fijamente, finalmente, ¡al fin! alguno se decidía a fijarse en ella, estaba segura, este era, la invitaría definitivamente a bailar.  El chico se detuvo frente a ella, y ella ,sin poder esperar se levantó de su asiento, le escuchó decir: “Has visto donde se encuentra Martha? La estoy buscando para invitarla a bailar”. Se desplomó pesadamente sobre su asiento, suspiró profundamente y respondió con un hilo de voz apenas perceptible: “No, no la he visto”.

jueves, 17 de enero de 2013

El feliz olvido


Se levantó en la mañana, sintiéndose extraña, sabía que debía recordar algo, pero no lo recordaba. Salió a su caminata habitual de las mañanas, luego hizo ejercicios, y fue a su trabajo, y al llegar, seguía con la sensación de que debía ser un día especial, ¿Alguien cumpliría años y lo había olvidado? ¿Debía comprar algo o hacer algo y no lo recordaba? Pero continúo su rutina, y fue un buen día: productivo y muy alegre. A la hora del almuerzo, estuvo con sus compañeros de trabajo, y se rió como nunca y olvidó la sensación extraña que tenía. Terminó su tarde de trabajo y regresó a casa, pasó un rato especial con sus hijos y prepararon cena y discutieron sobre quien lavaba los trastos. Finalmente y para hacer aquel día más especial, llegó su mejor amiga y se rieron y conversaron hasta por los codos y la pasaron súper. Hasta que llegó la hora de dormir. Mientras repasaba el día y pensaba que había sido un día tan especial, recordó lo que había olvidado todo el día: “era su aniversario de boda” que ya no debía celebrar, entonces supo que al fin… todo había terminado y una vez más fue feliz. 

lunes, 3 de septiembre de 2012

miércoles, 4 de julio de 2012

La Venganza


Primero llegó el Amor, tocó la puerta de su casa un día, ella no lo quería dejar pasar, tenía otros planes, otros deseos. Pero el Amor la sedujo, con palabras dulces, con amistad y cariño y lo dejó entrar. Se instaló en su casa por un largo tiempo y trajo además a la Alegría y a la Ilusión.

De repente, sin darse cuenta, partió la Ilusión, luego se fue yendo la Alegría, entraba y salía y de repente ya no llegó más, hasta que un día toco la puerta la Rutina. Ella le dijo que no la dejaría entrar y luchó contra ella, pero mientras vigilaba la puerta adelante, la Rutina entró por detrás, y fue matando poco a poco el Amor. Ella intentaba mantenerlo vivo, pero entonces llegó la Mentira junto con la Traición, se unieron a la Rutina y mataron el Amor. Ella con rabia, echo de la casa a la Rutina, la Mentira y la Traición.

Mientras lloraba dejó descuidada la puerta y la Pena entró, se sentó en la sala y allí se instaló y por más que intentó sacarla, se negó a irse. Después de un tiempo, cansada de ella, decidió comenzar a ignorarla, sabe que está allí en la sala, pero no le hace caso, le pasa por el lado y la ignora.

Salió a pasear para intentar olvidar la Pena. En el camino, se encontró de nuevo con la Alegría y la Ilusión y las invitó a su casa. Ahora hacen tanta algarabía que la Pena pasa desapercibida, sigue allí en la sala, pero ella la ignora y trata de solo prestarle atención a la Alegría y a la Ilusión.

Hoy tocó la puerta la Venganza, ella la miró con picardía y aceptó el trato que le proponía, le dio permiso y la Venganza se burló de la Rutina, la Mentira y la Traición.

Así que hoy es un gran día en su casa hay una gran fiesta, ella, la Venganza,  la Alegría y la Ilusión celebran con brindis y música. La Pena sigue allí cada vez más pequeña, cada vez más ignorada, sabe que logrará pronto acabar con ella y sacarla.